España tiene más impuestos del trabajo que la media de la OCDE, según Civismo

Los españoles pagan de media a lo largo de su vida 585.226 euros en impuestos. Es la conclusión a la que llega un estudio del «think-tank» Civismo al tomar de referencia a un trabajador que comienza a contribuir a Hacienda con 16 años y que hasta los 65 años paga 456.571 euros. Ya jubilado, entre los 65 y los 83 años (esperanza media de vida), la carga fiscal acumulada supone el pago de otros 128.655 euros, que representan nueve años de su pensión. «La cifra total equivale a dedicar todos los ingresos percibidos durante 27 años de su vida», sentencia el informe.

Para Civismo, si un empleado comienza a trabajar con 16 años y dedica todo lo que ingresa por su trabajo a pagar impuestos, habrá saldado su deuda con Hacienda con 43 años de edad. La organización bautiza esta franja de edad como el «Año de la liberación fiscal».

España también tiene un «Día de la Liberación Fiscal», es decir, la jornada a partir de la que un español deja de trabajar para Hacienda para dedicar sus ingresos a sí mismo. Civismo calcula que es el 29 de junio, dos días antes que en 2015 por la reforma fiscal. Por tanto, un empleado destina unos 180 días al año a pagar impuestos. Por grupos de edad, la fecha oscila entre los 151 días de sueldo que pierden los más jóvenes en concepto de ingresos y los 186 días de salario que entregan al fisco los ocupados de más de 55 años.

Cataluña es la comunidad con impuestos más altos (el día se retrasa hasta el 4 de julio). Para Madrid es el 29 de junio. Ceuta y Melilla es donde menos impuestos se pagan (24 de junio), seguidas de La Rioja (27 de junio).

Pese a todo, el informe denuncia la excesiva tributación al trabajo de España. «La “cuña fiscal” calcula el impacto del IRPF y las cotizaciones sociales sobre la nómina de los trabajadores. En España tenemos una carga tributaria sobre el empleo superior al promedio de los países desarrollados. Nuestra “cuña fiscal” media es del 35,9% frente al 39,56% de la OCDE», detalla el estudio.

Hay 21 economías desarrolladas con menos impuestos sobre el trabajo que España, entre las que figuran Luxemburgo, Noruega, Dinamarca, Holanda, Japón, Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia, Irlanda, Suiza, Corea e Israel.

Reducir la «cuña fiscal» ayudaría a crear más empleo, ya que reduciría el coste de contratación y aumentaría la renta neta de los trabajadores, subraya este «think-tank» que preside Julio Pomés.

ABC