La UE pondrá en marcha un sistema de nube europeo para investigadores y científicos

La Unión Europea quiere actuar como aceleradora de la digitalización de los Veintiocho. La Comisión Europea ha presentado este martes la estrategia con la que pretende movilizar 50.000 millones de euros para apoyar la creación del Mercado Único Digital estableciendo cinco prioridades: el 5G, el sistema de nube, el internet de las cosas, las tecnologías de datos y la ciberseguridad. Bruselas espera que la inversión privada y los Estados miembros cofinancien muchos de los proyectos, pero para facilitarlo, el Ejecutivo europeo ha anunciado que invertirá 500 millones de euros en poner en marcha centros de innovación digital a los que podrán dirigirse las empresas para ser asesoradas y probar las últimas novedades tecnológicas.

El comisario de Economía y Sociedad Digital, Günther Oettinger, ha señalado que “la digitalización de la economía avanza a varias velocidades” y ha situado en el grupo de cabeza a los sectores del cine y los medios de comunicación. Como ejemplo de tecnologías en las que la UE quiere implicarse se ha referido a los coches sin conductor: “Muchas cosas van a cambiar, por eso dialogamos con la industria automovilística y de telecomunicaciones para que no solo haya BMW o Mercedes con esa tecnología, sino que se comparta esa información”, ha señalado. En el sector financiero ha citado plataformas de pago como Apple Pay y de financiación de proyectos como el crowdfunding. “La tecnología está ahí, tenemos que ir sector por sector”, ha asegurado.

La estrategia digital abarca un amplio abanico de áreas y sus efectos pueden conllevar múltiples ahorros. Según un estudio encargado por el Parlamento Europeo, la digitalización podría ahorrar 110.000 millones al año en Europa en los próximos cinco ejercicios. La Comisión es consciente de que los Estados miembros han puesto en marcha múltiples proyectos encaminados a mejorar la digitalización empresarial, entre los que cita la Industria 4.0 en Alemania, la Industria Inteligente en Holanda y Eslovaquia o la Industria Conectada 4.0 en España, pero quiere evitar esa fragmentación y promover el intercambio de conocimiento.

En el terreno de la administración pública electrónica, la Comisión quiere crear antes del fin de 2017 una pasarela digital única que ofrezca a los usuarios información, asistencia y resolución de problemas entre Estados miembros interconectando todos los registros mercantiles y de insolvencia y conectándolo con un portal europeo de Justicia, que se convertirá en una ventanilla única. También se pretenden desarrollar servicios transfronterizos de sanidad —como recetas electrónicas e historiales clínicos—.

La nube científica europea

Otro de los planes anunciados por la Comisión es la creación de una nube científica europea que en un primer momento ofrecerá un entorno virtual para que los 1,7 millones de investigadores y 70 millones de profesionales de la ciencia y la tecnología de la Unión almacenen, gestionen, analicen y reutilicen datos.  Aunque en un primer momento sea solo para uso científico, esperan abrirlo a empresas, industria y servicios públicos. “Hemos destinado 50 millones a un proyecto piloto que será el comienzo. Al principio será para universidades e investigadores, pero lo interesante es que acabe siendo gratis y abierta. Que una pequeña start up pueda leer un documento científico, algo que antes no podía hacer a diferencia de una gran empresa, que puede pagarlo”, comentó Carlos Moedas, comisario de Investigación, Ciencia e Innovación.

La apertura del mercado digital europeo a sectores como la construcción, la agroalimentación, el textil o el acero, y su extensión a las pequeñas y medianas empresas son otras de las prioridades. “Las pymes no pueden cruzar fronteras si tienen que pagar licencias de 9.000 euros que no es nada para las grandes pero mucho para ellas. Queremos dejar de decir eso de ‘mejor quédate en casa'”, ha afirmado Andrus Ansip, responsable de Mercado Único Digital.

La estrategia de Mercado Único Digital empezó a implantarse en octubre de 2015 y en diciembre del pasado año dos proyectos se anunciaron como prioritarios: la portabilidad de los contenidos digitales adquiridos en línea —que se espera entre en vigor, junto a la eliminación del roaming, a mediados de 2017— y una regulación más uniforme y moderna del copyright (derechos de autor) a lo largo de la Unión.