B. Amigot

EXPANSIÓN

La economía española mejoró un 0,7% en el primer trimestre respecto al anterior

“En España, la información disponible es coherente con una moderada desaceleración gradual de la actividad con respecto al elevado ritmo de expansión mantenido a lo largo de 2015, en línea con las proyecciones realizadas el pasado mes de diciembre”,a punta el informe.

Según el informe del organismo, la economía española continúa en el primer trimestre “presentando un comportamiento diferencial favorable frente al resto del área del euro”, con un crecimiento estimado del PIB del 0,7% intertrimestral. Eso sí, el Banco de España ha destacado que esta tasa, en caso de confirmarse, “sería inferior en una décima a la que se registró en los dos trimestres precedentes”.

El análisis ha apuntado que, una vez más, el avance del producto en este período habría seguido apoyándose en “el buen comportamiento del gasto de hogares y empresas, a lo que habría contribuido, entre otros factores, el tono favorable de las condiciones financieras”.

La demanda interna sigue tirando de la economía

Concretamente, “las rentas de los hogares se habrían visto fortalecidas por la caída del precio del petróleo, el crecimiento del empleo y, en menor medida, la introducción de varias medidas presupuestarias”, ha explicado el organismo.

Por su parte, “la inversión empresarial continúa viéndose sostenida por las perspectivas favorables de evolución de la demanda final”, ha añadido.

Respecto al sector exterior, la información procedente de los flujos de comercio correspondientes al mes de enero sugiere que las exportaciones podrían haber limitado ligeramente su ritmo de avance en las primeras semanas del trimestre, “lo que posiblemente refleja una desaceleración de los mercados externos”, ha dicho.

Reclama cumplimiento fiscal y reformas

El organismo regulador destaca que el déficit público español en 2015 (del 5,2% del PIB) desbordó el objetivo acordado por el Consejo Europeo del 4,2% del PIB y también las proyecciones de la Comisión de febrero, del 4,8%. Por ello, reclama “la culminación del proceso de consolidación fiscal, que resulta esencial para mantener la confianza”. Asimismo, solicita “la aplicación de reformas estructurales que reduzcan las vulnerabilidades de la economía española y permitan mejorar su capacidad de crecimiento futuro”.

En el ámbito del mercado de trabajo, el organismo ha explicado que “la evolución reciente de las afiliaciones a la Seguridad Social sugiere que el crecimiento del empleo podría haber sido, como en el último trimestre de 2015, del 0,6 %”.

Empeora una décima el crecimiento para 2016

El Banco de España ha explicado que “la ligera ralentización del PIB en el primer trimestre de 2016 es compatible con la prolongación de la actual senda de recuperación de la actividad a lo largo del próximo bienio”.

Eso sí, el organismo prevé que el PIB español crecerá este año un 2,7%, lo que supone una décima menos de lo que apuntaba en su informe de diciembre. Esta rebaja refleja, principalmente, “el empeoramiento de las perspectivas de los mercados de exportación y la reciente apreciación del tipo de cambio del euro, factores compensados sólo parcialmente por los menores precios del petróleo”.

Además, la entidad presidida por Luis María Linde ha alertado de “las dudas acerca del curso futuro de las políticas económicas pueden incidir negativamente en las decisiones de gasto de los agentes privados, especialmente si la actual situación de incertidumbre se prolonga en el tiempo”.

En 2017, se proyecta que el avance del PIB se modere hasta el 2,3%.