DIARIO DE SEVILLA
El banco es menos optimista que el Gobierno sobre el PIB, el paro y el saldo de las cuentas públicas

El servicio de estudios de BBVA confirmó ayer que el crecimiento económico se ralentiza y prevé un alza intertrimestral del PIB en el cuarto trimestre del 0,7%. También ve margen para reducir el gasto y pide reformas para conseguirlo, ya que la recuperación no será suficiente para eliminar el déficit público.

El economista jefe de BBVA, Jorge Sicilia, y el economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech, presentaron ayer el informe Situación España, que señala que la recuperación de la economía española continúa, si bien a un ritmo algo menor que el observado en el tercer trimestre. El PIB cerrará este año con un alza del 3,2 % y aumentará el 2,7% en 2016, una y tres décimas menos que las previsiones del Ejecutivo, respectivamente, y avanza que en estos años será cuando el crecimiento alcance su velocidad punta.

En tasa intertrimestral, el crecimiento de la economía se desacelera del 0,8 % de alza en el tercer trimestre, avanzado por el INE, al 0,7% que estima BBVA Research, debido a la moderación de la demanda doméstica privada y al menor impulso de la demanda pública. Pese a ello, en el terreno laboral mantiene las expectativas de creación de empleo neto de más de 500.000 puestos de trabajo este año y el que viene y sitúa la tasa de paro en el 22,2% y en el 20,5% en 2015 y 2016, por encima también de las previsiones del Gobierno.

Doménech destaca que la economía española está encadenando cuatro trimestres de crecimiento continuado mayor que la economía mundial y asevera que todavía «continuarán los vientos de cola, aunque más débiles».

Al respecto, explica que la aceleración del crecimiento de Europa y los precios del petróleo seguirán estimulando el PIB de España, junto con la buena evolución de las exportaciones, que aumentarán el 5,2 % este año y el siguiente. La recuperación de la demanda interna, a diferencia de los años previos a la crisis, no ha drenado ni lastrado las exportaciones en 2014 ni en 2015.

El principal riesgo que tiene la economía es el déficit público, que se desviará de las metas oficiales y se situará en el 4,5% del PIB y en el 3% del PIB este año y el que viene, frente al 4,2% y el 2,8% que prevé el Ejecutivo.

«La recuperación no será suficiente para eliminar totalmente el déficit y hay un riesgo que se concentra en las cuentas de la Seguridad Social», afirma, al tiempo que advierte de que el déficit en 2018 aún estará en el 1,5% del PIB, cuando el Ejecutivo lo sitúa en el 0,3%. «El reto para los próximos tres o cuatro años está ahí», dice, y señala la importancia de acometer reformas que creen empleo y aumenten las afiliaciones y cotizaciones a la Seguridad Social, así como otras de carácter tributario que incidan en un alza de la recaudación. BBVA Research se muestra a favor de elevar el tipo medio efectivo de los impuestos indirectos, mediante un aumento de impuestos medioambientales y/o una reducción del número de productos que pagan los tipos reducidos y superreducido del IVA.

Otro riesgo que sobrevuela la economía española podría ser el proceso independentista en Cataluña, y aquí el economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, dice que la evolución dependerá de cómo se gestione.

España, el país de la OCDE donde más baja el paro

España fue en septiembre el país de la OCDE donde más disminuyó la tasa de paro (dos décimas), pero, con el 21,6 % de la población activa sin trabajo, tenía tras Grecia la segunda más elevada de los 34 países miembros. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indicó en un comunicado publicado ayer que en cifras absolutas el país donde más disminuyó el número de parados en septiembre fue Estados Unidos (114.000) seguido por España (41.000), Italia (35.000), Alemania (22.000) y Francia (19.000). La tasa de paro española triplicaba con creces la del conjunto de la organización (6,7%, estable respecto a la de agosto) y duplicaba la de la zona del euro (10,8%, una décima menos que el mes precedente). Únicamente Grecia se situaba por encima, con un 25% en julio (el último dato disponible), mientras que los otros estados con en nivel más elevado eran Portugal (12,2%), Italia (11,8%), Eslovaquia (11%) y Francia (10,7%). Tras Estados Unidos, con 7,915 millones de desempleados y una tasa del 5,1% (estable en septiembre), España era el segundo país de la organización por el número de parados, con 4,947 millones. En el conjunto de la OCDE, eran 40,938 millones, 8 millones menos que en el pico alcanzado en enero de 2013, pero todavía 6,4 millones más que en julio de 2008.