DIARIO DE CÁDIZ
La historia de AJE, una empresa peruana nacida en un delicado entorno que ahora produce el cuarto refresco más vendido en el mundo

«Hay que conocer la historia de la familia Añanos como una vívida recordación de lo que podría ser América Latina si, como esos valientes ayacuchanos, se lo propusiera». Son palabras del Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, dedicadas a unos paisanos que de trabajar en un sitio deprimido y atosigado por el terrorismo de Sendero Luminoso, en Ayacucho, consiguieron montar una multinacional que factura millones de euros al año: Ajegroup.

Su director general, Carlos Añanos, estuvo ayer en Cádiz, en la sede de la Fundación Cajasol, para contar la singular historia de esta empresa que nació «si recursos, sin dinero, sin capacidades técnicas», pero con «un gran sueño». Pues como podía leerse en el título del acto celebrado ayer ‘Las empresas globales no sólo nacen en Silicon Valley’, el paraíso californiano de la alta tecnología y la innovación. Que se lo digan, si no, a esta empresa familiar de bebidas carbonatadas implantada en América, África y Asia. Con la intervención de Añanos se presentaba ayer en Cádiz el Centro de Debate y Desarrollo, asociación que agrupa a centenares de personas de la sociedad civil que pretenden aportar ideas para el desarrollo de Andalucía. Después de realizar actos en otras provincias de la comunidad, ayer se estrenaba en la capital gaditana lo que pretende ser un ciclo sobre comercio internacional que se desarrollará este año en la provincia.

Presentado por Ignacio Osborne, consejero delegado de Osborne, Carlos Añanos relató la historia de una familia, la suya, que paso de tener una hacienda a un departamento de 100 metros cuadrados. Una expropiación de tierras les llevó a quedarse casi sin nada. La venta de una furgoneta y un tractor y unos cuantos ahorros les llevó a apostar por una pequeña empresa embotelladora que con el tiempo ha llegado a producir el cuarto refresco más consumido en el mundo, BIG Cola, y posicionarla entre las diez embotelladoras más grandes del planeta. Añanos explicó que AJE encontró un nicho de mercado «en lugares donde no hay tanto poder adquisitivo», de ahí que algunas de las máximas de la compañía sean «democratizar el consumo» y apostar por la calidad internacional «a precio justo». Aun así, AJE no se ve todavía con los recursos necesarios para dar el salto a Europa. fito carreto Carlos Añanos se dirige al público durante su intervención en la sede de la Fundación Cajasol. 

DIARIO DE CÁDIZ