EL MUNDO

El ‘califa rojo’ retorna a un mitin de IU-CA 15 años después de dejar la primera línea política
Julio Anguita ha necesitado tres lustros, 15 años, para volver a pisar un escenario durante un mitin de IU. Julio Anguita, el ex coordinador general de la coalición de izquierdas, ha logrado abarrotar dos de los pabellones del Palacio de Congresos de Málaga -en uno de ellos se ha habilitado un inmenso plasma para verlo-. Lo de menos es cuantificar cuánta gente ha acudido a la cita con el hombre que llevó a IU a sus cotas más altas de relevancia política. Había mucha expectación por escuchar su opinión en estos momentos de turbulencias para su formación política y el auge de siglas como Podemos. Y él no ha defraudado. A los quince segundos de comenzar su intervención, Anguita ya se ha ganado al público. «Por un momento habéis tenido la virtud de haberme hecho sentir más joven», ha dicho. El aplauso posterior ha sido ensordecedor. Luego ha afirmado que «nunca» ha vuelto porque nunca se ha ido, y ha explicado que ha acudido a este acto de apoyo al candidato de IU a presidir la Junta, Antonio Maíllo, para decir a los andaluces que estén «preparados para cambiar las cosas». Al principio, Julio Anguita ha defendido la trayectoria de su formación política frente a quienes, en alusión a PP y PSOE, «se posicionan a favor de los intereses económicos a pesar de que vayan contra los intereses de la mayoría». A continuación, el mítico dirigente de IU, que abandonó el mando de su partido en 2000 tras once años al frente, ha advertido que «la corrupción es una seña de identidad que toca los tres poderes del Estado». Anguita, que ha afirmado que España es un «país intervenido políticamente y castigado por los políticos elegidos», ha augurado que PP y PSOE van a tratar de salir bien parados con los casos de corrupción que pesan sobre ellos haciendo que «paguen figuras de segunda o de tercera para que los importantes salgan de rositas». A ambas formaciones les ha acusado de sostener un «régimen moribundo que quieren que siga en pie». La parte de más calado de su discurso Anguita se la ha dejado para el final. Tras ensalzar la figura de Maíllo y del diputado malagueñoAlberto Garzón, aspirante a gobernar España, el ex coordinador general de IU ha señalado que «ya veremos lo que hay» tras las elecciones andaluzas del 22-M, pero ha descartado que se deba hablar con el PSOE: «Los nuestros», ha dicho, dando a entender por dónde iban los tiros que luego iba a lanzar. A renglón seguido, ha apostado por que tras los comicios del domingo, la coalición de izquierda abrir un diálogo con «Attac, Equo, Podemos (…) y los sindicatos que rompan amarras con la Transición». Pero aún debía de concretar aún más el sentido de su frase. Para ello no ha dudado en señalar: «Debemos tender la mano. Tender la mano no es rendición. Sin ellos no hay cambio. Todos esos tienen que unirse para tirar abajo este régimen». Mientras Anguita hablaba, Maíllo ha escuchado atentamente tanto a él como a Garzón, que le ha precedido en el turno de palabra. El candidato a la Presidencia de la Junta ha demostrado que le han calado las palabras del que fuera líder de su partido a nivel nacional. Maíllo, ni corto ni perezoso, ha dicho que IU debe unirse «a todas las fuerzas que quieran transformar Andalucía sobre una base programática».
EL MUNDO
]]>