Encarnación Freire
ABC
La universidad estima que el PIB crecerá este año un 2,8% y el paro seguirá en el 31%

Andalucía crece a buen ritmo, pero no logra alcanzar a España y su economía es ineficaz para crear empleo de forma intensiva, como demanda su deteriorado mercado de trabajo. Esta es una ce las conclusiones principales del último «Loyola Economic Outlook», el informe de proyecciones macroeconómicas que publica cada cuatrimestre la Universidad Loyola Andalucía.

«Se confirma el retraso de Andalucía con respecto a España», aseguró ayer el director del Departamento de Economía de este centro educativo y de la Loyola Leadership School, Manuel Alejandro Cardenete, que presentó dicho estudio en la sede de la Confederación de Empresarios de Andal ucía (CEA), j unto al presidente del Consejo Empresarial de Economía, Financiación y Fiscalidad de Pymes de esta patronal, Manuel Ángel Martín, y el profesor del departamento de Economía de Loyola Ricardo Molero.

El equipo económico de la Universidad de los jesuitas prevé un crecimiento del PIB regional del 2,8% este año, frente al 3,1% de España en su conjunto. «Andalucía comienza a ir detrás del crecimiento nacional. Estamos perdiendo ritmo, comba y nos quedamos rezagados, precisamente ahora que empezamos a salir de la crisis», advirtió Cardenete.

La tasa de paro no bajará del 31-32% al finalizar 2015, con lo que se mantendrá el diferencial de diez puntos respecto al promedio nacional, según este pronóstico.

El menor empuje de Andalucía se debe, según explicó Cardenete, a que el sector exterior andaluz — que ha tirado de la economía regional durante la crisis compensando el declive del mercado interno— «no tiene ya mucho más recorrido»; junto a ello, el consumo de los hogares tampoco podrá dar de sí mucho más con una tasa de paro por encima del 30%, indicó.

No obstante, este informe de primavera de Loyola mejora las expectativas del publicado el pasado invierno. Así, estima que el PIB crecerá este año nueve décimas más de lo esperado entonces y el desempleo se recortará en dos puntos.

El experto recomendó a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que «cumpla su promesa de investidura y haga los esfuerzos necesarios para cambiar el modelo productivo», con una premisa: dar «la mayor flexibilidad posible» en el ámbito laboral y productivo.

Cardenete señaló que hay que aprovechar la última oportunidad que brinda el Marco Comunitario de Apoyo, que supone 2.500 millones de euros al año para Andalucía, para «focalizar los esfuerzos en los sectores de alta intensidad en creación de empleo».

ABC