La consejera de Hacienda responde a las nuevas previsiones del ministro Guindos, que contempla pedir a Bruselas ocho décimas de margen para la tasa nacional

Ante las nuevas perspectivas que se abren para una senda de déficit más suave, al hilo de la petición del Gobierno de España a la Comunidad Europea, que ésta parece estar dispuesta a conceder, Andalucía se pone las pilas y hace su petición. De este modo, la Junta se dispone a reclamar que el objetivo de déficit para las comunidades autónomas en este ejercicio suba en cinco décimas, es decir que pase del 0,3% actual al 0,8%.

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, lanzó esta cifra ayer tras conocer que el ministro de Economía, Luis de Guindos, exponía en el Congreso de los Diputados las nuevas previsiones macroeconómicas que el Gobierno en funciones enviará a Bruselas antes de fin de mes en el marco del Programa de Estabilidad 2016-2019, y que contemplan un déficit público del 3,6% del Producto Interior Bruto (PIB), sobre la estimación inicial del 2,8%.

En virtud de esta petición, Montero, que viene reclamando un reparto «más equitativo» del déficit y denuncia que la Administración General del estado se reserva la mayor parte, dijo ayer que de esa ampliación de ocho décimas del objetivo de déficit en 2016 para España, «más de la mitad tiene que venir a las comunidades, como mínimo el 0,5%». «Las comunidades deben ser las máximas beneficiadas, dijo, porque en el periodo anterior no se participó del mayor margen que dio Bruselas al Reino de España». Por ello, Andalucía pide que la ampliación del objetivo sea para «blindar» las políticas sociales, la sanidad y la educación».

Montero, que mostró su extrañeza porque estas declaraciones de Guindos no se hubieran anunciado en el reciente Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) celebrado el pasado viernes, ha pedido comparecer ante el pleno del Parlamento andaluz para explicar los resultados de esta reunión, que según denunció entonces, se saldó sin ningún avance, y se propone pedir a los grupos políticos su respaldo a la posición de la Junta, que se ve obligada a recortar 600 millones de su presupuesto de este año para cumplir el objetivo de déficit.

El Gobierno andaluz ha reiterado por carta al ministro de Hacienda su intención de celebrar una reunión en la que discutir los ajustes, ya que la entrevista prevista para el lunes entre la consejera y el titular del Departamento, Cristóbal Montoro, fue suspendida a consecuencia de la distancia entre las posiciones de ambos. Fuentes de Hacienda dijeron que durante estos días habría un trabajo técnico entre ambas partes para avanzar en una solución y citar entonces a los representantes institucionales.

Entre tanto, el Gobierno andaluz insiste en reclamar al Ejecutivo central que desbloquee el pago del primer trimestre del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para no «poner el riesgo» el cumplimiento del plazo de pago a proveedores.

La Junta pide también que el Gobierno adelante el pago del tratamiento de la Hepatitis C, cuya imputación al déficit ha sido una de las causas de que éste subiera al 1,13%, en vez del 0,81% que dio el cierre de la Administración autonómica.

SUR