Stella Benot
ABC
Europa está a la espera de la justificación de los Fondos Feder concedidos entre 2007 y 2013 tanto a la Junta de Andalucía como al Estado

Los plazos corren y no tienen prórroga posible, más en un asunto de tanta trascendencia para Andalucía como son l os f ondos de convergencia que concede la Unión Europea y que se engloban bajo el nombre de Fondos Feder. Y la situación en la comunidad andaluza es particularmente grave ya que están en riesgo 1.490 millones de euros, la cifra más alta de toda España.

Antes de que llegue el próximo mes de abril, la Junta de Andalucía y el Estado deberán haber justificado 709,8 millones de euros y 780,3 millones respectivamente, candidades concedidas para proyectos concretos que, si no se certifican correctamente —con su correspondiente burocracia— serán reclamados por las arcas de la Unión Europea. Además, antes de final de año ambas administraciones tendrán que haber cerrado los proyectos concretos para los que se destinan estos fondos, otro requisito indispensable para poder gastar estos fondos de la UE.

El montante de Andalucía es el más elevado de toda España, según los datos oficiales del Ministerio de Hacienda, también porque es una de las comunidades autónomas que más fondos recibe. Del resto destaca Galicia que tiene pendiente de justificar 451 millones de euros, mientras que otros territorios como Valencia o Cataluña superan los cien millones de euros.

Los proyectos que se pagan en Andalucía con fondos europeos son gestionados no sólo por el Estado y la Junta sino también por otros instrumentos financieros como son el programa Red.es, gestionado por el Gobierno de España, la Cámara de Comercio de España, así como la Agencia Idea, que depende del Gobierno andaluz.

Para qué sirven

Los Fondos Feder están pensados para realizar inversiones en las zonas menos desarrolladas de la Unión Europea con el fin de homogeneizar todas las regiones europeas. Por eso la mayor parte de los mismos están destinados a programas de infraestructura y obras de modernización de suministros básicos.

Así se subvencionan proyectos en las cuencas hidrográficas como el recién inaugurado tanque de tormentas de Tomares; la modernización del aliviadero y torre de toma de la presa de Guadalmellato, en Adamuz (Córdoba) o la estabilización de taludes en el arroyo Bermejo en el tramo urbano de la localidad gaditana de El Gastor.

La mayor parte de l os puertos andaluces —concretamente los de Algeciras, Málaga, Huelva, Cádiz, Almería, Sevilla y Motril— realiza sus obras de ampliación y modernización de ser vicios también con cargo a estas partidas europeas. Una de las inversiones más importantes, que tiene 13,3 millones de euros concedidos, es la prolongación del dique del Puerto de Motril, el dragado de la dársena Azucenas, así como el canal de entrada y la mejora ambiental de la playa de las Azucenas.

La diputada de I U Elena Cortés, está haciendo un seguimiento exhaustivo a estos fondos europeos y mostró a ABC su preocupación por el futuro de estos proyectos que son estratégicos para Andalucía y que no pueden perderse por una desidia en la gestión.

Cambio de criterios

Uno de los principales problemas de los Fondos Feder es que la UE ha cambiado los criterios para su concesión para los próximos años, lo que significa en la práctica que Andalucía va a dejar de recibir una buena parte de este pastel. Es esta la última oportunidad de la Junta y el Gobierno central para dar un fuerte empujón a los principales proyectos de infraestructura porque el futuro está en el aire. Andalucía seguirá recibiendo fondos europeos pero ya no será región preferente.