Silvia Moreno
EL MUNDO
La Junta invirtió 1.400 millones menos en sanidad

Andalucía lidera los recortes en sanidad, por encima de muchas comunidades autónomas que el Gobierno andaluz, que preside la socialista Susana Díaz, pone como ejemplo, precisamente, de sus ataques al sistema público de salud.

Esta es la principal conclusión que se extrae de un pormenorizado estudio realizado por Comisiones Obreras de Andalucía, que este martes han presentado los representantes del área sanitaria de este sindicato, quienes calificaron los datos extraídos de «demoledores».

Del análisis de los presupuestos sanitarios de la Junta, entre los años 2009 y 2015, se constata una caída de 1.400 millones de euros, que representa un descenso del 13,9%, frente al 9% de media en el conjunto del Estado. Este brutal descenso de 1.400 millones ha provocado la disminución de las camas hospitalarias, el aumento de las listas de espera, la disminución de las infraestructuras sanitarias y la pérdida de 7.265 puestos de trabajoen el Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha alertado Humberto Muñoz, secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO-A.

La disminución del presupuesto destinado a sanidad también ha causado unabajada de la calidad en el empleo en la sanidad pública, donde hay 28.600 trabajadores temporales, una cifra que representa un 32% del total de la plantilla, una tasa muy alejada del 10% deseable.

Seis comunidades autónomas por delante

La partida sanitaria dentro del presupuesto andaluz supone un 33%, lo que sitúa aAndalucía en el séptimo lugar del ranking entre comunidades autónomas, por detrás de Canarias, Asturias, Castilla León, Murcia, Madrid y Aragón. También en gastos de personal -el capítulo 1 representa el 42,7% del presupuesto sanitario- Andalucía ocupa uno de los puestos más bajos del país.

La pérdida de puestos en el SAS también ha sido superior a la media estatal. Las 7.265 plazas que se han perdido estos años representan un 7,5%, por encima de la media nacional, que es del 4%.

Andalucía también ha aplicado durísimos recortes a su plantilla sanitaria que son inéditos en otras comunidades, como los contratos con una reducción salarial del 25% para su personal eventual. Aunque la presidenta de la Junta se comprometió a suprimir estas contrataciones para que todos trabajaran la jornada completa, lo cierto es que de los más de 13.000 empleados del SAS que sufrieron estos ajustes, todavía hay más de 3.000 con la reducción salarial y de jornada del 25% o superior.

CCOO ha exigido al Gobierno andaluz que ponga fin a esta «medida exclusiva de Andalucía» y a unos recortes que tenían que haber acabado «en diciembre de 2013 y no en enero de 2016«, ha señalado Muñoz.

Descenso en las inversiones para infraestructuras

Otra partida en la que Andalucía lidera los recortes es en inversiones en infraestructuras sanitarias, que cayeron un 78,5% entre 2008 y 2015, un porcentaje que sitúa a la comunidad a la cabeza del país. El gasto sanitario por habitante también ha registrado una drástica bajada de los 1.174 euros a menos de 1.000 euros, una cifra que coloca a Andalucía a la cola, sólo superada por Valencia.

Frente a la bajada de las inversiones públicas en sanidad, el gasto privado de los hogares ha subido un 15%, por medidas como el copago o los seguros privados.

«Esto es insostenible. En la comunidad autónoma con más paro y con hogares en los que no hay sin ningún ingreso, ha crecido un 15% el gasto privado en sanidad», ha denunciado CCOO.