ABC
Pierde tres posiciones en el informe de las asociaciones de defensa de la sanidad pública

Andalucía sigue siendo la comunidad que menos presupuesto per capita destina a Sanidad en España, con 1.004,32 euros, y la que menos camas tiene por cada mil habitantes, sólo 2,52. Los datos fueron aportados ayer por el presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública y son un avance del último informe de esta organización, que sitúa a la sanidad andaluza en el umbra de servicio sanitario deficiente tras caer hasta tres posiciones con respecto al informe del pasado año. País Vasco, Navarra, Aragón y Asturias tienen, por este orden, los mejores servicios sanitarios, mientras que el informe señala a los de Valencia, Canarias y Cataluña como los peores.

Menos médicos

Los parámetros de Andalucía en cuanto a dotaciones de medios y personal están entre los peores del panorama sanitario nacional. La comunidad tiene también el deshonor de contar con la peor dotación de médicos de Atención Primaria por mil habitantes, con 1,54 facultativos. Ya en el informe del pasado año la sanidad andaluza tenía muy discretos registros en cuanto a dotación de médicos y personal de enfermería tanto en Atención Primaria como en Especializada. A pesar de la contundencia de los datos de inversión y dotación, el informe sitúa a Andalucía entre los servicios sanitarios con calificación de «regular», sobre todo gracias a otros parámetros como las encuestas de satisfacción, las listas de espera o el nivel de privatización, registros que también se incluyen en los criterios de calificación del informe.

Durante el avance de los resultados del XII Informe de los Servicios Sanitarios de las CC.AA. de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, su presidente, Marciano Sánchez Bayle, aseguró que desde 2009 los servicios sanitarios públicos han sufrido «una agresión continuada» con un proceso de recortes que se traduce entre 15.000 y 21.000 millones de euros menos de presupuesto en general. Sánchez ha pedido que se «acaben las privatizaciones, los recortes y que cambie la política sanitaria para que nuestra sanidad vuelva a ser un orgullo» a nivel nacional e internacional.