Juan Alberto Gómez
EXPANSIÓN
La Junta invertirá 288,5 millones de euros hasta 2020 en apoyar a las empresas para crecer fuera del país, con nuevas herramientas como el ‘bono exportador’

La Junta quiere apuntalar las exportaciones como un pilar básico de la economía regional junto al turismo y el sector servicios. Para ello, ha puesto en marcha el plan de Internacionalización de la Economía Andaluza Horizonte 2020 que, en líneas generales, se propone elevar la aportación al PIB hasta un consistente 20%.

El objetivo no es lejano puesto que en 2014 la comercialización exterior aportó el 18,2% de la riqueza. no obstante, a corto plazo puedena ctuar en contra factores como la depreciación del crudo o la ralentización de los países emergentes.

Si se traduce esta cuota en números, la consecución del plan supondría alcanzar las 20.000 empresas exportadoras y un empleo vinculado a esta actividad de 425.000 personas. En ventas al exterior no energéticas  (excluyendo combustibles y aceites minerales) equivaldría a 25.000 millones de euros. Para lograr todo ello, la Administración cuenta con un presupuesto de 288,5 millones de euros.

Además de estas metas, el plan también persigue que el tejido empresarial sea más innovador; abrir aún más el abanico de países con los que se tiene relaciones comerciales regulares; atraer inversión foránea a la comunidad; e impulsar todos aquellos servicios que estimulen la internacionalización de las pymes.

Líneas estratégicas

La hoja de ruta se ejecutará a través de 64 programas distribuidos en 16 líneas estratégicas. Un buen número cuenta con apoyo director y gozan, a tal efecto, de líneas de financiación a cargo de las consejerías, mientras otros se concretan con la prestación de servicios de internacionalización que Extenda ofrece a través de su red.

Entre éstos, figuran los de diagnóstico internacional, digital e implantación, que se suman a los de promoción específicos para fortalecer los sectores donde la comunidad es referente, como el agroalimentario y bebidas, bienes de consumo, servicios y tecnológico e industrial.

Aparecen varias novedades respecto a planes anteriores, como el denominado bono exportador, con el que se suman a los de promoción específicos para fortalecer los sectores donde la comunidad es referente, como el agroalimentario y bebidas, bienes de consumo, servicios y tecnológico e industrial.

Aparecen varias novedades respecto a planes anteriores, como el denominado bono exportador, con el que se dotará económicamente a las empresas, con entre 500 y 3.000 euros para apoyar su participación en ferias y otros eventos de su planificación internacional. La Consejería de Economía está trabajando en ultimar el diseño y la puesta en marcha de este nuevo mecanismo de incentivo directo, que será financiado con cargo al Feder. Se activará en los próximos meses.

Igualmente se impulsará una red de Cátedras de Internacionalización en las once universidades andaluzas, que se articulará a través de una orden de subvenciones y que incluye aulas específicas y becas. La finalidad es vincular a la comunidad universitaria en el propósito del emprendimiento y crear un caldo de cultivo armonioso del que se beneficien estudiantes, investigadores y empresarios.

También se estrenarán durante el primer semestre de 2016, el programa de posicionamiento de marcas que busca imprimir un mayor valor añadido a las exportaciones, o el de asesoramiento y acceso a la financiación.

En cualquier caso, para proyectarse en el exterior, las firmas andaluzas pueden apoyarse en la red exterior de Extenda formada por 26 sedes que abren la puerta a 32 países.

El quinto plan que pone en marcha la Junta buscará del mismo modo consolidar algunas de las iniciativas puestas ya en marcha, como el Club Multilateral de Andalucía, que pretende incrementar la participación efectiva de las empresas en los proyectos respaldados por las instituciones financieras multilaterales, las jornadas de networking sectoriales y las misiones directas de colaboración en Latinoamérica.

Precisamente, Extenda realizará dos a lo largo de 2016. una primera centrada en infraestructuras y cuyos mercados objetivo serán Perú, Ecuador y Colombia; y una segunda de energías renovables que enfocará a Chile