SUR
Expectación por la entrada de Podemos y Ciudadanos en la Cámara y por el desenlace del choque de PSOE y PP por el reparto de miembros en su órgano de gobierno

Hoy arranca la décima legislatura autonómica en Andalucía con la constitución del nuevo Parlamento tras las elecciones del 22 de marzo. La entrada de los partidos emergentes del mapa político nacional, Podemos y Ciudadanos, es la principal novedad. Hasta ahora no había diputados de Podemos en ninguna cámara española, mientras que Ciudadanos (en realidad Ciutadans) cuenta con representantes autonómicos en Cataluña. Las nuevas fuerzas convivirán con los llamados partidos tradicionales, PSOE, PPe Izquierda Unida. Ninguno ostenta mayoría absoluta (55 escaños de los 109 del Parlamento andaluz), por lo que Andalucía también inaugura un nuevo tiempo de parlamentos fraccionados y marcado por la necesidad de pactos.

El estreno de esta etapa, sin embargo, se hace sin un pacto institucional de todos los partidos para la constitución del órgano de gobierno del Parlamento, el que decidirá sobre los asuntos a tratar en los plenos, las comisiones y las comparecencias, todo ello de acuerdo con la Junta de Portavoces. Al cierre de esta edición tampoco PSOE y PPhabían logrado salvar sus diferencias con un acuerdo sobre sus representantes en la Mesa. Salvo que esta mañana pacten una solución, hay expectación porque ambos grupos protagonicen el primer rifirrafe de la legislatura.

Reparto en la Mesa

Este órgano tiene siete miembros: la presidencia, tres vicepresidencias y tres secretarías, que se eligen en tres votaciones. El PSOE, con 47 diputados, defiende que le corresponden tres: la presidencia, la primera vicepresidencia y la primera secretaría. Estaría dispuesto a ceder la primera vicepresidencia al PPy quedarse con la segunda. Los populares, con 33 escaños, interpreta que le corresponden dos miembros, una vicepresidencia y una secretaría. Podemos (15), Ciudadanos (9) e Izquierda Unida (5)están de acuerdo en que solo tendrán un representante. El partido morado, la tercera vicepresidencia, y el resto una secretaría.

El PSOE no tendría mayoría decisiva con tres miembros, pero solo necesitaría el pacto con una fuerza política para ello. El PP trata de romper esta ventaja, para lo que intentó negociar con el resto de partidos una alternativa, incluida la posibilidad de que el presidente de la Cámara no fuera socialista. Podemos, Ciudadanos e IU dijeron que no presentarán candidatos a la Presidencia y desinflaron esta posibilidad.

A diferencia de la pasada legislatura, el Parlamento acogerá a todos los líderes de los partidos. Salvo la socialista Susana Díaz, todos los demás estrenan escaño. Son los casos de Juanma Moreno, presidente regional del PP; Teresa Rodríguez, la ‘jefa’ andaluza de Podemos como le llamó Pablo Iglesias; Juan Marín, aún sin elegir como máximo responsable orgánico de Ciudadanos; y Antonio Maíllo, coordinador regional de Izquierda Unida.

La primera ocasión de oírlos a todos será en la elección de la presidenta del Gobierno andaluz, prevista dos semanas después, con casi toda probabilidad el próximo día 29. Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo ya han manifestado su intención de convertirse en portavoces de sus propios grupos. La tensión de los partidos por la votación en la investidura contamina también la jornada de hoy, que en otras legislaturas era vista como festiva. La negativa de todos los grupos de la oposición de abstenerse en la segunda votación para permitir la investidura por mayoría simple, la de los votos socialistas, parece bloquear la elección de la presidenta y por tanto la formación del nuevo gobierno.

Por primera vez se asiste a la sesión constitutiva del Parlamento sin conocerse el nombre de su presidente o presidenta. El PSOE no hará oficial el nombre del candidato hasta que Susana Díaz lo comunique a la ejecutiva del PSOE esta mañana. El presidente de manera provisional, en la mesa de edad para la constitución de la Cámara, será el socialista Luis Pizarro, el más veterano ahora de todos los diputados.

SUR