Encarnación Freire
ABC
“Andalucía podría haber avanzado más con otras políticas autonómicas”

Le llaman el oráculo y el «Rasputín» de Rajoy. Se le considera el «cerebro económico» de La Moncloa. Ha sido pieza clave en la política de reformas del Gobierno. Estudió en Harvard y habla varios idiomas. Con Angela Merkel se entiende en alemán. Ayer estuvo en Sevilla, invitado por la Asociación para el Progreso de la Dirección y PwC, para explicar «de forma sosegada» a un grupo selecto de directivos de Andalucía los cambios estructurales que ha impulsado el Ejecutivo.

¿Dentro de la reforma estructural que se ha producido en España, cree que Andalucía ha hecho sus deberes?
Andalucía, siguiendo la estela de la economía nacional, ha estado ahí, pero seguro que apoyada desde otro tipo de políticas a nivel autonómico podría haberlo hecho mejor. La política económica ha consistido básicamente en corregir el gran problema que tenía España y es que nos habíamos convertido en un país caro y poco competitivo. Hasta los propios españoles preferíamos los productos y servicios de fuera. Y cuando compras lo de fuera el empleo lo creas fuera. Hemos hecho una política de mejora de la competitividad y ahí también ha estado Andalucía. Ahora bien, si uno mira la progresión de comercio exterior, de cuota de mercado interna, de crecimiento y de creación de empleo que ha seguido el conjunto de la economía nacional, se habría esperado que con el potencial que tiene Andalucía, que es espectacular, podría haber tenido un mejor resultado. Y eso depende de que los gobiernos autonómicos se vinculen también con esas políticas de competitividad.

¿Qué cree que no hace bien Andalucía?
A mí me gustaría estar escuchando al Gobierno andaluz hablar también de la competitividad de la economía andaluza y que no se les cayese esa palabra de la boca. Y sin embargo no se lo he escuchado nunca. Escucho reivindicaciones, pero no veo que se ejerza desde la política autonómica todo un plan para que Andalucía sea mucho más competitiva de lo que es.

¿Andalucía está en la onda del crecimiento o está perdiendo el tren?
Andalucía no se acerca a la cabeza, que es l o que tendría que hacer. No pierde el tren, pero no se acerca a la cabeza, y eso depende también del esfuerzo de las políticas que se puedan hacer desde aquí. Sobre el planteamiento político e ideológico del Gobierno andaluz, yo me leí el discurso de investidura de la presidenta y no vi este tipo de argumentos en la presentación de su política.

En Andalucía se paga el tipo de impuesto autonómico más alto junto con Cataluña. ¿Qué impacto puede tener eso en el crecimiento?
Ese es un ejemplo de lo que le decía antes. La política económica consiste siempre en elegir entre las diferentes opciones y en Andalucía no se opta por aquello que dé más capacidad decrear riqueza y empleo, sino que se plantean otros objetivos políticos. Todos son muy loables, pero yo creo que el objetivo número uno de un gobierno autónomo y andaluz tendría que ser la economía y el empleo. Para mí es evidente, sin embargo, parece que no es tan evidente.

La Junta ha puesto otro recurso de inconstitucionalidad contra modificaciones de la ley de Financiación Autonómica. Alega que el Estado le retiene dinero para los ayuntamientos. ¿Es cierto eso?
Lo que no pueden hacer las comunidades autónomas es concertar los servicios sociales con los ayuntamientos y luego no pagarles. Sucede en muchas y Andalucía es una de ellas. Lo que ha hecho el Estado es pagar al ayuntamiento, pero luego le dice a la comunidad autónoma: « ese dinero que le debías al ayuntamiento y que yo he pagado, ahora te lo tengo que quitar del que yo te tengo que dar a ti». Esa es la lógica que estamos aplicando en muchas cosas. También esta ocurriendo con los proveedores privados de la sanidad, educación, obras p+ublicas a los que se le debía muchísimo dinero a los proveedores.