DIARIO DE ALMERÍA

García Azcárate desgrana las oportunidades de futuro del sector, que puede ganar con la futura PAC
«Almería es una productora de bienes públicos». Así definió ayer Tomás García-Azcárate, consejero de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, encargado de la coordinación de los análisis económicos de los mercados agrarios, el trabajo agrícola que desempeña la provincia. En el marco de la celebración del Día de Europa (que será el 9 de mayo) un coloquio celebrado en la Casa de las Mariposas por parte del Centro de Debate y Desarrollo sirvió para poner sobre la mesa ‘El futuro de Andalucía en los mercados alimentarios europeos’, un análisis que cargó las tintas en el punto de vista almeriense y en su sistema productivo. García-Azcárate hacía esa reflexión al hilo de que ya hay un nuevo calendario para la próxima reforma de la Política Agraria Común (PAC), en el que la primera propuesta se prevé para 2017, dijo. En este contexto, considera que es un magnífico momento para debatir y contribuir con aquello que pueda poner en valor al agro almeriense, pues conocidas las futuras restricciones presupuestarias y dónde irá el núcleo duro de las partidas económicas, hizo hincapié en que estas últimas se enfocarán hacia esos «bienes públicos», que en Almería los encarnan los valores de una agricultura que lucha contra el cambio climático (es un sumidero de CO2, como está demostrado), así como por su uso eficiente del agua y la tierra, la calidad de sus productos, el respeto medioambiental con el uso del control biológico y la trazabilidad de su sistema agroalimentario, entre otros factores. Presentado por el periodista Ignacio Martínez, vicepresidente de la Fundación Persán, Tomás García-Azcárate  puntualizó que Almería tiene una «situación privilegiada» para poder optar a aquellos fondos europeos enfocados hacia esas directrices. También abogó por unas mejores infraestructuras y reducir la dependencia de ese 95% de envíos por carretera, con el consiguiente sobrecargo en la huella de carbono. «En España tenemos una red de transportes no apta para mercancías», aseguró, argumentando que se ha apostado por la alta velocidad, dejando de lado las mercancías, perdiéndose también el tren del Corredor Mediterráneo. Entre las oportunidades que tiene ante sí el campo almeriense, el experto de la Comisión Europea destacó su capacidad para «ponerse las pilas», para crear valor y que su desarrollo futuro no sea sólo cuantitativo, como hasta ahora, sino también, cualitativo. Además, aplaudió su apuesta por el I+D con numerosos centros de investigación y abogó por ver a Marruecos no sólo como competencia, sino como oportunidad. «Podrían surgir asociaciones de productores almerienses con marroquíes o turcos, sería positivo», dijo. García Azcárate desgrana las oportunidades de futuro del sector, que puede ganar con la futura PAC francisco g. luque Jerónimo Molina y Tomás García-Azcárate analizaron el futuro de la agricultura almeriense en Europa. «Cambiar el modelo productivo, no. Incorporar valor» Tras García-Azcárate tomó la palabra Jerónimo Molina, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, que incidió en la necesidad de no cambiar el modelo productivo, como se insiste desde muchos ámbitos de la sociedad, sino en «incorporar valor» con tecnología o innovación, apostar más por cuartas y quintas gamas, dentro de lo que demanda el consumidor, y poner en valor los valores nutricionales de las frutas y hortalizas, que ya tienen esas propiedades que se le añaden a esos productos de forma artificial, y acelerar en lo ecológico. Para ello, «hay que ser más grandes, en alusión a la concentración de la oferta.]]>