MÁLAGA HOY

La EASA obliga al cambio tras la caída súbita de un A321 durante un minuto y 1.200 metros
El fabricante aeronáutico europeo Airbus confirmó ayer que reemplazará unas sondas a cerca de 4.000 aviones de la familia A320 y A330-A340, en virtud de una nueva normativa que prepara la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA). El origen del cambio de reglamentación responde a un incidente el 5 de noviembre de 2014 en un vuelo de un A321 operado por la aerolínea alemana Lufthansa que cayó súbitamente durante un minuto y 1.200 metros cuando cubría el trayecto de Bilbao a Múnich (Alemania), probablemente por un problema de congelación de las sondas que miden el ángulo de ataque. «Es el primer incidente en 80 millones de vuelos», señaló a Efe un portavoz de Airbus. Ese organismo, con sede en la ciudad alemana de Colonia, indicó que prepara una directiva de aeronavegabilidad para «evitar potenciales problemas». El fallo en aquel trayecto se debió a un funcionamiento erróneo de las sondas de ángulo de ataque, que reflejan que el avión mantiene el ángulo de vuelo adecuado y que, de interpretar incorrectamente los datos, pueden variar automáticamente la inclinación del aparato. Según Airbus, con sede en Toulouse (Francia), el cambio de esas sondas en más de 3.000 aparatos de la familia A320 (A318, A319, A320 y A321) y en 740 aviones A330-340 se explica en que «el transporte aéreo está muy regulado y las medidas de seguridad son muy exigentes» y no porque exista un riesgo inminente. La EASA reforzó ese argumento al indicar que, si se tratara de una preocupación real, la agencia habría emitido una directiva de aeronavegabilidad de emergencia y los aviones «habrían permanecido en tierra» con carácter inmediato. Los pilotos han recibido «un asesoramiento completo» para evitar posibles problemas relacionados con las sondas de ángulo de ataque mientras Airbus sustituye las actuales sondas de los fabricantes UTAS y Sextant/Thomson por los nuevos dispositivos que fabricará Thales, agregó la EASA. El constructor, que no comunicó el esfuerzo financiero que le supondrá la nueva normativa por la confidencialidad exigida «entre las partes involucradas con carácter contractual», tendrá entre seis y 21 meses para equipar con nuevas sondas a sus aparatos una vez que se publique oficialmente la nueva normativa, antes de que acabe el presente año. Precisamente el tiempo del que dispondrá Airbus para implementar la directiva es una muestra de «lo mínimo que es el riesgo», subrayó la EASA. No es la primera vez que las sondas de los aviones  dan problemas a Airbus , que el 1 de junio de 2009 atravesó un delicado momento después de que un A330 de Air France se precipitara en aguas del Atlántico cuando volaba de Río de Janeiro (Brasil) a París, con 228 personas a bordo. Airbus, que el pasado día 9 tuvo que hacer frente al accidente mortal del avión de transporte militar A400M en Sevilla, se ha dejado un 3,64% en la Bolsa francesa en el último mes.
MÁLAGA HOY
]]>