Carmen Torres
EL MUNDO
Susana Díaz rompe amarras con Ferraz en la elaboración de las listas para las elecciones generales

Alfonso Guerra, Manuel Chaves, Gaspar Zarrías, José Antonio Viera, Manuel Pezzi, Petronila Guerrero, Maribel Flores, Javier Barrero, Angelina Costa… El caso ERE y la nueva dirección del PSOE-A van a acometer una importante renovación en las listas socialistas al Congreso y el Senado en las próximas generales.

Referentes del chavismo que llevaban décadas en el Congreso -como Javier Barrero, que se retira tras 33 años- acompañan a Chaves, Zarrías y Alfonso Guerraen su adiós a la política. Cada uno de ellos ha comunicado públicamente su marcha en la última semana.

En la sede regional de San Vicente se habla de cambio generacional y búsqueda de «los mejores», pero la realidad es que el PSOE-A no sólo cambia de caras en Madrid, sino también de método de trabajo.

Hasta ahora, la dirección regional solía consensuar con la federal al menos el nombre de los cabeza de lista. Se buscaba combinar el interés andaluz con la conformación de unos grupos parlamentarios cohesionados en Madrid. El nuevo estilo de Díaz prescinde de ese método.

Las malas relaciones entre la secretaria general del PSOE-A y el líder del partido impiden el entendimiento. De hecho, Pedro Sánchez ha dejado manos libres a la baronesa para que elabore sus listas sin cortapisas. La única petición de Ferraz conocida es la presencia de María Luisa Faneca, en la Ejecutiva de Sánchez.

Faneca, ex alcaldesa de Isla Cristina, iría en la lista de Huelva si Susana Díaz lo acepta. Este caso no parece conflictivo en las relaciones entre ambas direcciones, como sí ocurriría con otros destacados referentes del sector pedrista andaluz.

Además de romper amarras con Ferraz, Díaz cambia otras costumbres del partido. Hasta ahora, para las listas de las generales se «hacía un esfuerzo» por conseguir candidaturas socialmente atractivas. Es decir, se intentaba compatibilizar la presencia partidaria con la propuesta social. De esta manera, en las últimas elecciones generales los cabezas de lista fueron Chaves (Cádiz), Guerra (Sevilla), Trinidad Jiménez (Málaga), Rosa Aguilar (Córdoba), María Consuelo Rumí (Almería) José Martínez Olmo (Granada), Javier Barrero (Huelva) y Concha Gutiérrez (Jaén).

De momento, los nombres que se barajan para sustituirlos no cuentan con el tirón electoral y el grado de conocimiento ciudadano de la mayoría de sus antecesores.

Chaves podría ser sustituido por Salvador de la Encina, número 4 por Cádiz en 2011. También cae la entonces número 2, Mamen Sánchez, hoy alcaldesa de Jerez. Está en cuestión que el histórico chavista González Cabaña pueda repetir.

En Sevilla, Guerra deja paso a Antonio Pradas, hombre de confianza de Díaz en la Ejecutiva Federal, a pesar de que sus compañeros de partido siguen sin verle el atractivo para encabezar una lista.

La ex ministra Trinidad Jiménez será sustituida por Miguel Ángel Heredia, secretario general del PSOE de Málaga y del grupo parlamentario. Se busca nuevo rostro para Córdoba, que en 2011 fue encabezada por Rosa Aguilar, ex ministra y actual consejera de Cultura.

El PSOE-A se está encontrando con dificultades para encontrar ese tipo de perfiles en las nuevas listas. Mientras Pedro Sánchez busca independientes de prestigio, Díaz apuesta por el aparato puro y duro.

Ferraz pretende que el núcleo duro de la Ejecutiva Federal esté en el Parlamento, con el complemento de independientes de prestigio tras el buen resultado que le dio la inclusión de Ángel Gabilondo en Madrid.

El líder socialista quiere tener un grupo parlamentario fuerte, preparado y cohesionado para una legislatura complicada, sin mayorías absolutas, en la que el Congreso desempeñará un papel fundamental.

En Andalucía se hace una lectura en clave interna. Susana Díaz apuesta por destacar en Madrid a personas del partido de su confianza de cara a los movimientos internos que puedan generarse en función de los resultados electorales.

Si Pedro Sánchez no logra un porcentaje de voto digno, la presidenta no descarta intentar un nuevo desembarco en Ferraz. El Congreso Federal está en la mente de la presidenta, que quiere hacer valer la fuerza de la federación andaluza sin fisuras. Una delegación cohesionada, sin grietas bajo su mando, es su mayor baza interna. Y los hombres destacados en Madrid le tienen que guardar lealtad en caso de batalla con Ferraz, a pesar de que el día a día en el Congreso estreche sus lazos con el equipo de Pedro Sánchez.

En esa batalla Díaz espera contar con el apoyo de Eduardo Madina, que se presentó frente a Sánchez en las primarias para ser secretario general. En un principio, la presidenta andaluza se alineó con Sánchez. Posteriormente, tras su «decepción» con el papel desarrollado por el secretario general, firmó las paces con Madina en un encuentro en Sevilla.

Ahora, la presidenta se muestra muy interesada en que Madina encuentre un buen encaje en las listas para que sea su aliado en una futura batalla. Como futura secretaria general, Díaz quiere contar con un buen portavoz parlamentario, y Madina es su hombre.

Pedro Sánchez sigue sin definir por qué circunscripción se presentará Madina, si como número 1 por Álava, como quiere Ferraz, a pesar de que no tendría garantizado el escaño, o como 5 de Madrid, sin puesto de salida. El entorno del diputado vasco niega que Susana Díaz le haya ofrecido ser cabeza de lista por una provincia andaluza.

Los diputados que abandonan el Congreso

Manuel Pezzi
Abandona la primera línea política tras más de 30 años. Ha sido parlamentario, consejero de Medio Ambiente y de Educación y Ciencia y diputado en Cortes.
Javier Barrero
El presidente del PSOE de Huelva dejará su actividad en el Congreso al término de esta legislatura poniendo fin a 33 años como diputado en la Cámara Baja.
Trinidad Jiménez
En los últimos 15 años ha sido concejala, candidata a la Alcaldía de Madrid, diputada y ministra de dos carteras (Sanidad y Política Social y de Asuntos Exteriores y Cooperación) con Zapatero.
Petronila Guerrero
La senadora onubense abandona la política tras 40 años. Ha sido presidenta de la Diputación, candidata a la Alcaldía y parlamentaria andaluza, entre otras responsabilidades.