María Dolores Tortosa
SUR
La federación de alcaldes tendrá un presidente socialista y cinco vicepresidencias de PP, Ciudadanos, Izquierda Unida, PA y Podemos

La Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) volverá a la normalidad después de cuatro años de no renovarse sus órganos de gobierno. PSOE, PP, Ciudadanos, Izquierda Unida y Partido Andalucista alcanzaron ayer un acuerdo verbal para convocar la asamblea de la federación y acordar la elección de los nuevos miembros en función del resultado de las elecciones municipales del pasado 24 de mayo. La federación de alcaldes tendrá un presidente socialista, partido que ganó las elecciones en Andalucía.

El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, habló ayer del acuerdo alcanzado entre los partidos, el primero en la nueva etapa política tras los comicios autonómicos del 22 de marzo y municipales del 24 de mayo, aunque deberá ratificarse hoy cuando la ejecutiva saliente de la FAMP, aún presidida por la popular Maria Ángeles Muñoz, convoque la asamblea general para la elección. Según este acuerdo, el PSOE presidirá la FAMP y habrá cinco vicepresidentes, uno por cada uno de los partidos que obtuvieron alcaldías.

Podemos no ha estado en la negociación ya que no participó como tal en las municipales, pero se ha reservado una vicepresidencia para ‘plataformas ciudadanas’ para que la formación de Iglesias designe un representante entre los alcaldes o ediles elegidos en dichas candidaturas.

El PSOE cuenta con 442 alcaldes de los 775 municipios de Andalucía, entre ellos los de las capitales de Huelva, Córdoba y Sevilla. Estas dos últimas con el respaldo de la plataforma de Podemos e Izquierda Unida; el PP gobierna en 186 municipios, entre ellos las capitales de Málaga, Granada, Almería y Jaén; Izquierda Unida obtuvo 78 alcaldías; el PA, otras 17 y Ciudadanos, cuatro. Las plataformas de Podemos alcanzaron 30 alcaldías, entre ellas la del Ayuntamiento de Cádiz. Los socialistas gobiernan en seis diputaciones, mientras que los populares en dos (Málaga y Almería).

Juan Cornejo no descartó que presida la FAMP el presidente de la Diputación de Sevilla, el socialista Fernando Rodríguez Villalobos, hombre afín a Susana Díaz desde los tiempos de esta al mando de la dirección provincial del PSOE en Sevilla. Díaz propuso a Villalobos en el anterior mandato municipal, pero las negociaciones con el PP no fructificaron y se quedó sin ocupar el puesto. Entonces el PSOE no tenía alcaldes de capitales de provincia y ahora cuenta con tres. Razón esta por la que no se descarta que a última hora Susana Díaz decida situar a alguno de ellos al frente de la FAMP.

La FAMP es un órgano de carácter privado como cualquier federación o asociación, es meramente consultivo y sus decisiones no vinculan a ninguno de sus miembros. Si bien, las diferentes administraciones lo considera un órgano a tener en cuenta en cuestiones que afectan a los municipios y sus gobiernos.

El resultado de las municipales de 2011, en las que ganó el PP en número de votos y de alcaldías de las más importantes ciudades, pero el PSOE obtuvo más alcaldes y concejales en total, provocó una crisis en el organismo sin precedentes. Hubo un primer acuerdo por el que PP y PSOE compartían la presidencia dos años cada uno, pero se fue al traste después de varios tira y afloja y provocó la salida de la organización de varios alcaldes del PP.

En la refriega, el presidente entonces en funciones, el socialista Francisco Toscano, dimitió por desavenencias con su partido, dejando la presidencia en manos de la entonces vicepresidenta en funciones, la popular Ángeles Muñoz, entonces alcaldesa de Marbella. Muñoz intentó un acuerdo con el PSOE, pero este le exigió primero la convocatoria de la asamblea general para renovar el órgano de gobierno, algo que la exregidora de Marbella fue aplazando hasta la fecha de hoy.

Con el acuerdo anunciado ayer, los partidos devuelven a la normalidad la federación de alcaldes. Solo falta convocar de nuevo la asamblea general.