Ocho de cada diez ciudadanos considera que las comunidades autónomas se han convertido en un instrumento de poder para los políticos

La percepción sobre el valor real del autogobierno y l os beneficios que ha aportado la autonomía a Andalucía no pasan por su mejor momento. De hecho, más de la mitad de los andaluces cuestiona el papel que ha tenido la Junta, en más de treinta años desde la aprobación del Estatuto, en el desarrollo económico y social de la comunidad, así como a la hora de incrementar su peso político en el conjunto de España y su capacidad de influencia respecto a otras regiones. Aunque el dato más contundente es, quizás, el hecho de que ocho de cada diez considere que las comunidades autónomas se han convertido en un instrumento de poder para los políticos.

Estas conclusiones se desprenden de los datos aportados por el primer Barómetro del Centro de Debate y Desarrollo, una asociación independiente, formada por más de doscientas personas y con el patrocinio de una veint ena de empresas, que prende la vertebración de la sociedad civil andaluza y que hizo ayer su presentación en sociedad con este estudio.

Según este sondeo, realizado a partir de 800 entrevistas en las ocho provincias, más de la mitad (el 52%) de los andaluces considera que el autogobierno en ha tenido un efecto neutro (30%) o negativo (22%) en el desarrollo social y económico de la comunidad autónoma. Frente a esta cifra, el 44% de los encuestados lo ve positivo.

Esta desafección de algo más de la mitad de los encuestados hacia el valor del Gobierno andaluz, contrasta con el que ha sido el discurso dominante en el PSOE en las tres últimas décadas y que l e ha l l evado a ganar elección tras elección en Andalucía, esto es, los beneficios que para las prosperidad de la región ha tenido el autogobierno y la identificación del partido con la defensa de esa autonomía, frente a los «ataques» de la derecha.

De ello da también cuenta el estudio, por cuanto para un 70% de los votantes del PSOE la autonomía ha tenido un efecto positivo en ese desarrollo, un porcentaje que cae hasta el 25% en los votantes del PP. Tampoco sale bien parado el Gobierno andaluz en el papel que le adjudican los encuestados a la hora de aumentar el peso de la región en el conjunto de España. De hecho, seis de cada diez creen que Andalucía sigue en la misma posición que estaba antes de existir la autonomía (el 27%) o que incluso ha perdido peso político y económico (el 36%). Solo el 36% de los encuestados cree que la región ha recortado con el resto de las regiones en los últimos treinta años.

Cataluña y el País Vasco

En consecuencia, los encuestados creen que la opinión de Andalucía cuenta menos que la de otros territorios en España a la hora de tomar las grandes decisiones. Así, el 78% de los andaluces estima que se tiene mucho menos en cuenta a la región de lo que se tiene a Cataluña y al País Vasco. Respecto a la primera, solo el 8% de los andaluces está a favor de que sea independiente – el 16% entre l os j óvenes- y respecto al País Vasco y Navarra, siete de cada diez pide la eliminación de sus privilegios fiscales.

El Estado de las autonomías en su conjunto tampoco sale muy bien parado, por cuanto el 56% de los andaluces considera que ha fomentado los agravios entre las regiones, más que la solidaridad entre ellas. Reflejo de esta percepción es lo dividida que aparece l a opinión de l os encuestados cuando se les cuestiona sobre si las comunidades autónomas son un instrumento del Estado para ofrecer mejores servicios a los ciudadanos. El 53% cree que sí, solo ocho puntos de diferencia sobre el 45 que piensa que no.

Estos datos sobre el Estado autonómico, que se completan con otros sobre la vida y los principales problemas de los andaluces dan cuerpo al primer estudio que, elaborado por el Instituto Commentia de Sevilla, publica Centro de Debate y Desarrollo. Durante su presentación ayer en la Fundación Cruzcampo, el presidente de esta iniciativa, José Moya, aseguró que esta aspira a ser «el proyecto más serio de vertebración de la sociedad civil» en Andalucía.

ABC