El decano arrasó y casi duplicó a Pablo Ollero, el candidato que quedó segundo

No hubo sorpresas de última hora. Los letrados sevillanos apostaron ayer por la continuidad y volvieron a darle el título de decano de los abogados a José Joaquín Gallardo, que afronta desde ayer su quinto mandato consecutivo después de haber dirigido a los abogados durante los últimos veinte años. Pese a la existencia de otros cuatro candidatos al cargo, Gallardo volvió a ganar y será decano durante al menos veinticuatro años.

El recuento de las votaciones finalizó pasadas las once de la noche y demostró que Gallardo no tiene quién le dispute el mando de los abogados sevillanos, pues logró una aplastante mayoría frente los otros cuatro candidatos.

De hecho, José Joaquín Gallardo arrasó en las elecciones, según el escrutino a la hora del cierre de esta edición que sobrepasaba el 92 por ciento. Su candidatura sacó cerca del doble de sufragios que la del siguiente candidato, Pablo Ollero. De entre los abogados ejercientes, Gallardo obtuvo 1.658 votos, seguido de Ollero con 914; Tomás Gamero logró 572; José Manuel Carrión, 406, y Felipe Luis Pajares, 300.

Frente a las promesas de los otros candidatos, que habían ofrecido además de la rebaja de cuotas colegiales, una mayor transparencia en las cuentas del colegio o incluso la limitación de mandatos al frente de la institución, José Joaquín Gal l ardo había l anzado el mensaje de su experiencia durante l os últimos veinte años, así como la necesidad de l ograr un Pacto de Estado por l a Justicia para lograr la modernización de la administración que ha sido la gran olvidada en los últimos años por todos los gobiernos.

Durante sus mandatos anteriores, Gallardo se ha caracterizado por su talante dialogante y porque ha sabido llevarse bien con la Junta de Andalucía, pese a los reiterados retrasos de la Consejería de Justicia a la hora de abonar a los letrados los honorarios de la justicia gratuita.

La jornada se caracterizó porque la participación fue muy superior a la de la anterior cita, probablemente por tratarse de las elecciones más reñidas de los últimos veinte años por la existencia de cinco candidatos. Gallardo, Ollero, Gamero, Carrión y Pajares fueron los cinco nombres que pujaron por el cargo de decano de los abogados. De hecho, finalmente votaron 2.338 colegiados de los 7.717 que estaban llamados a las urnas en toda Sevilla.

Eso supone que, sin contar el voto por correo que a la hora del cierre de esta edición no había sido escrutado, la participación fue del 30,3 por ciento, que es casi el doble de la que se registró que en la pasada convocatoria electoral, hace ya cuatro años.

La jornada electoral transcurrió contoda normalidad y sin que ocurriese ningún incidentes.

El Colegio, situado en la céntrica calle Chapineros de Sevilla, abrió las urnas hacia las nueve y media de la mañana y éstas permanecieron abiertas de forma ininterrumpida hast a las siete y media de la t arde, hora en la que comenzó el recuento. La participación fue más alta a lo largo de toda la mañana cuando acudieron numerosos letrados a depositar sus papeletas en las urnas y fue decayendo por la tarde, probablemente por la lluvia.

Los cinco aspirantes a decano de los abogados presentaron sendas listas, compuestas por 18 miembros, que optan a los 18 puestos que componen la junta de gobierno del Colegio de Abogados, como son, además del de decano, vicedecano o diputado primero, diputado segundo y correlativamente hasta diputado decimocuarto, tesorero, bibliotecario y secretario.

ABC