«No podemos permitirnos el lujo de prepararlos para que salgan al extranjero»

El Rey advirtió ayer contra el éxodo de científicos que se ven forzados a abandonar España por «una tasa de paro inaceptable» y pidió a quienes pueden evitarlo (poderes públicos y empresas) que hagan «todo lo posible» para favorecer la ciencia española. Don Felipe se refirió en concreto a los científicos jóvenes que «no ven salida en su patria»: «No podemos permitirnos el lujo de prepararlos para que salgan al extranjero sin retorno posible».

Don Felipe regresó ayer al CSIC, la «Casa de la Ciencia», acompañado por Doña Letizia, para conmemorar el 75 aniversario de este centro que fue creado durante el Reinado de su bisabuelo, Alfonso XIII. Un centro que el nuevo Monarca visitó en muchas ocasiones en privado cuando era Príncipe de Asturias y se convenció de la importancia de la Ciencia para el progreso de un país. «No son pocas las horas que he pasado en esta casa –desveló en su intervención–, dialogando con sus equipos directivos e investigadores, conociendo de primera mano la realidad del Consejo, sus proyectos, sus éxitos y sus preocupaciones».

Difícil futuro de los jóvenes

En cada una de aquellas visitas, Don Felipe tuvo la oportunidad de conversar con los científicos: «Me han hablado también de los problemas, de las limitaciones de recursos y de frustraciones». El Rey se refirió en concreto al «difícil futuro de nuestros jóvenes y excelentes doctores» que quisieran desarrollar su profesión en España, «que tanto invirtió en ellos como esperanza de futuro», pero no encuentran la oportunidad. El Monarca defendió la experiencia internacional de los científicos, pero lamentó que las salidas al exterior sean «consecuencia de una tasa de paro inaceptable».

A pesar de las dificultades, Don Felipe defendió con orgullo el papel de la ciencia española: «Frente a percepciones o estereotipos erróneos y negativos –aclaró–, está la realidad de que España se encuentra entre los diez primeros puestos del mundo en producción científica. Esto hay que saberlo, y decirlo mucho y bien alto».

Tras referirse a las «dificultades» que ha tenido que afrontar el CSIC «por la crisis económica», el Rey destacó que este centro demanda «una estructura de gestión más moderna y, como toda la ciencia española, precisa de un empuje renovado». En este sentido, advirtió ante el riesgo de «un lapso generacional que nos devolvería a un retraso difícil de remontar».

ABC